Bee

Cuando desperto, un zumbido resonaba en sus oídos, trato de levantase. No pudo incorporarse, en poco tiempo el ruido se transformo en dolor de cabeza, pidió un uber; solo escuchaba el mismo sonido una y otra vez, tras unos minutos el vehículo llego. Subío a este, lo llevo con el otorrinolaringologo. Al llegar trato de…… Continúa leyendo Bee

viajeros

Caminamos por la acera reticente, húmeda, nocturna, humedecida por las lágrimas que no hemos derramado. Nocturna por la carne que nos corroe; que muere en el deseo que no pronunciamos, ávida de la humedad de nuestros labios. Secando nuestros huesos, nos corrompe en un soplo de aliento bermejo, lleno de mezcal.