Cuento

En la noche perpetua resuenan los nombres de quien nos brindaron sus pasos, no brilla la malva, ni el último has de luz baña de oro esas estribaciones de donde fuimos nosotros ahora un ellos distante se difumina entre el centeno y la cebada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s